Mini foto de pagina principal

Volver a página principal
de Miramar Digital

MAMIFEROS GIGANTESCOS HABITARON LA REGION

 

"Se hace imposible reflexionar acerca de los cambios que se han originado en el Continente Americano, sin experimentar el más profundo asombro. Ese Continente, en la antigüedad debió rebosar de monstruos enormes; hoy en día ya no encontramos más que pigmeos, si comparamos los animales que en él viven con sus razas similares extintas".

Charles Darwin

 

Fuente: Adrián Giacchino y Yamila Gurovich.
Ilustraciones: Daniel Boh.

Los invitamos a remontarnos en el tiempo unos 100 siglos y comprobar que recorrer los alrededores de Miramar por ese entonces hubiera sido un verdadero safari que nada envidiaría a los de Africa. Hasta hace 10.000 años mamíferos de gran rareza y tamaño habitaron la Región Pampeana, entre ellos: gliptodontes, megaterios, toxodontes, macrauquenias, osos, tigres dientes de sable y mastodontes. Esos fueron los amos y señores de nuestras tierras durante el Pleistoceno ("muy nuevo"), una de las épocas geológicas en que se divide el Cuaternario, que a su vez es uno de los períodos de la Era Cenozoica ("nueva vida"). Desde luego esos mamíferos convivieron con la fauna silvestre actual pero por razones que trataremos luego se extinguieron entre fines del Pleistoceno y comienzos del Holoceno.

mamgig.jpg (19210 bytes)

ALGO DE HISTORIA SOBRE LOS PRIMEROS DESCUBRIMIENTOS DE ESTOS GIGANTES

El Padre José Guevara en la Historia de la Conquista del Paraguay, que escribió con anterioridad a 1767 (aunque se publicó recién en 1882), comenta en unas líneas sobre el hallazgo de algunos huesos de gigantescos animales. Según Guevara el gobernador de Santa Cruz de la Sierra, D. Lorenzo Suárez de Figueroa, decía que en el valle de Tarija (actual Bolivia), se encontraban con frecuencia partes de las osamentas de gigantes. El mismo autor cita además a un estudioso cordobés Don Ventura Chavarría, quien recogía y estudiaba fósiles y él mismo dice haber visto en 1740 una gigantesca muela hallada en el río Carcaraña (actual territorio argentino).

Con anterioridad incluso a las noticias de Guevara, se hace referencia al Fray Reginaldo de Lizárraga, quien siendo estudiante de teología en Lima, también habría observado una muela procedente de Córdoba, que por su enorme tamaño, no correspondía a ningún representante de la fauna actual.

Otro religioso, el Padre Thomas Falkner, descubrió en la seguna mitad del siglo XVII un gliptodonte a orillas del río Carcaraña. Por esa misma época el Capitán Esteban Alvarez del Fierro también había realizado algunos hallazgos en los alrededores del río Arrecifes, (en el actual territorio argentino), y se comunicó con el Alcalde de Buenos Aires, en enero de 1766, para solicitar que dichos restos sean examinados. El Cabildo, respondiendo a su solicitud nombró a dos testigos, José Larreondo y Luis Viñales, para que presenciaran la exhumación de los restos. Una vez en Buenos Aires los materiales fueron examinados por Matías Grimau, Juan Parán y Angel Castelli, todos ellos "cirujanos anatómicos". La finalidad era determinar si los enormes huesos pertenecían a "hombres o bestias", ya que el descubridor, Alvarez del Fierro, tenía algunas dudas al respecto. Más tarde los restos fueron remitidos a España, donde los examinaron miembros de la Real Academia de la Historia.

Uno de los hechos más destacados fue sin lugar a dudas el protagonizado, en 1787, por el Fraile Manuel Torres, quien descubrió el primer esqueleto de Megatherium americanum en las barrancas del río Luján, (actual provincia de Buenos Aires – Argentina). Dichos restos fósiles fueron apreciados por el monarca Carlos III quien supuso que en su vasto imperio aún existían esos gigantescos mamíferos vivitos y coleando. La verdad era que ni la voluntad de un rey podría reanimar los corazones de esas criaturas, que habían dejado de latir hace unos diez mil años atrás.

En estas tierras el propio Charles Darwin (1809-1882), quien partió el 27 de diciembre de 1831 de Plymouth, Inglaterra, a bordo del H.M.S. Beagle, realizó trascendentales observaciones. Darwin exploró la Costa Atlántica hasta la Isla Grande de Tierra del Fuego, y llegó a la Cordillera Andina desde la localidad chilena de Valparaíso. Los fósiles de vertebrados recolectados en su viaje fueron descriptos por el célebre paleontólogo inglés Richard Owen.

MAMIFEROS FOSILES

A continuación comentamos muy brevemente sobre algunos de los mamíferos más representativos de la "Megafauna"

LOS GLIPTODONTES.

Los gliptodontes fueron mamíferos xenartros de talla mediana a grande. Algunos posiblemente superaron las 2 toneladas de peso pero otros no deben haber sobrepasado los 50 kilos. Sus cuerpos estaban protegidos por rígidos caparazones, sin bandas móviles, formados por placas óseas de origen dérmico que podían estar o no soldadas entre sí. Cuando estos animales vivían sus caparazones se encontraban cubiertos por placas córneas. Sus cabezas y colas estaban separadamente cubiertas por escudos, el caudal por lo general estaba constituido por anillos y un tubo terminal. Sus esqueletos, fuertemente modificados para soportar los rígidos y pesados caparazones, presentaban coosificaciones de las vértebras cervicales y soldadura de las dorsales, lumbares y sacras que formaban un tubo anquilosado. Adquirieron denticiones especializadas para la dieta herbívora.

En las colecciones del museo municipal los restos de gliptodontes son muy numerosos y corresponden a distintas especies. Se conservan y se exponen desde placas hasta algunos cráneos y gran parte de un esqueleto.

Glyptodon clavipes

Las especies de mayor tamaño del género Glyptodon alcanzaron unos 2 metros de largo y 1,2 metros de altura. Tenían la cola totalmente protegida por una serie de anillos móviles de diámetro decreciente. Las placas de su caparazón eran gruesas, con una figura central subcircular o poligonal, separada por un surco bien marcado de figurillas periféricas por lo general de menor diámetro. Los huesos de las extremidades eran cortos pero anchos.

Doedicurus clavicaudatus

Doedicurus tenía una larga cola terminada en un tubo que se engrosaba en el extremo a modo de "clava", en donde posiblemente llevaba espinas córneas. Doedicurus clavicaudatus llegaba a medir unos 3,6 metros de largo y a pesar unos 1.400 kilos.

Sclerocalyptus ornatus

Sclerocalyptus era de bastante menor talla que los anteriores y con un peso cercano a los 280 kilos. Su caparazón era alargado y bajo, con placas más bien pequeñas y delgadas. Su tubo caudal era cilíndrico algo aplanado y curvado hacia arriba.

Megatherium americanum

Megatherium "BESTIA GRANDE" fue un mamífero herbívoro de gran talla, el más grande de todos los xenartros conocidos. Su cabeza era relativamente pequeña en relación a su tamaño corporal y tenía un corto cuello. Su cuerpo era muy voluminoso pero a pesar de sus dimensiones fue capaz de ponerse de pie sobre sus patas traseras. Sus miembros posteriores eran mucho más fuertes que los anteriores, pero no más largos y su cola bien robusta. Se extinguió a fines del Pleistoceno hace aproximadamente unos 10.000 años.

Lestodon armatus

Lestodon era un herbívoro de talla gigantesca aunque algo menor que el Megatherium. Medía aproximadamente unos 4 metros de longitud. Su cráneo tenía una región rostral muy ensanchada. Los huesos de sus miembros eran grandes y proporcionalmente más gráciles que los de los otros milodontinos. En su dentición resaltaba un primer molariforme muy desplazado hacia delante, caniniforme, desarrollado en una verdadera defensa, de sección triangular y proyectado hacia fuera, tanto arriba como abajo. El mismo estaba separado por un largo diastema de los demás moleriformes. Entre los restos de Lestodon depositados en el museo municipal se encuentra un cráneo, dos mandíbulas y varios huesos de las extremidades.

Scelidotherium leptocephalum

Scelidotherium era un herbívoro de unos 3,5 metros de longitud. Tenía un cráneo alargado, bajo y estrecho, con un rostro proyectado hacia delante. A juzgar por la cantidad de restos hallados debió haber sido bastante abundante en la región. En el museo municipal se encuentran depositados dos esqueletos incompletos, un cráneo en sedimento y numerosos huesos aislados.

Toxodon platensis

Toxodon, un herbívoro de talla similar a la de un rinoceronte actual, fue el último representante del Orden Notoungulata. Su peso posiblemente superó la tonelada. Su cráneo era de gran tamaño y los incisivos presentaron adaptaciones a un intenso pastoreo, los superiores eran arqueados y los inferiores chatos de disposición horizontal y expandidos lateralmente. La sección anterior de la mandíbula presentaba el aspecto de "pala". Se han encontrado claros indicios de su coexistencia con el hombre. En el museo municipal se conservan algunos restos de Toxodon, entre ellos un cráneo incompleto, una mandíbula, dientes y algunos huesos de las extremidades.

Macrauchenia patachonica

Macrauchenia "LLAMA GRANDE" tenía un tamaño comparable al camello actual y su peso fue cercano a una tonelada. A juzgar por la posición muy retrasada de los orificios nasales poseía una trompa similar a la de los tapites. Sus pies eran tridáctilos. En el museo municipal se conservan algunos restos originales aislados y réplicas de un cráneo y varios huesos de las extremidades.

MAMIFEROS LLEGADOS DURANTE EL "GRAN INTERCAMBIO FAUNISTICO AMERICANO".

Hace unos 3 millones de años, durante el Plioceno ("más nuevo") se unió América del Norte con América del Sur a través del istmo de Panamá, culminando así un largo período de aislamiento entre ambas masas continentales. Fue entonces cuando se originó el "gran intercambio faunístico americano". De esta manera mastodontes, caballos, tigres dientes de sable, osos, ciervos, tapires, guanacos, pecaríes, zorros y otros mamíferos arribaron a Sudamérica provenientes del Hemisferio Norte. De igual modo gliptodontes, mulitas y comadrejas entre otros ingresaron a Norteamérica provenientes del Hemisferio Sur.

Stegomastodon platensis

Stegomastodon tenía un aspecto similar a los actuales elefantes y pesaba aproximadamente unas 4 toneladas. Sus defensas eran casi rectas y al menos en el estado adulto no presentaban esmalte. Su cráneo era alto. Sus molariformes tenían las cúspides cónicas a ambos lados provistas de otras accesorias, permitiendo que por el desgaste se formaran dos hilera, una externa y otra interna, de figuras trifoliadas. En el museo municipal se conservan partes de defensas, un fémur y varios molares, entre otros restos.

Smilodon populator

Smilodon era un félido de talla similar al león actual aunque de diferentes proporciones corporales. Sus extremidades eran más cortas y robustas, su rabo corto y su cuello más largo. Sus caninos superiores poseían una longitud cercana a los 20 centímetros y su mandíbula se abría en unos 120 grados. En el museo municipal se expone el calco de un cráneo (donado por el Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia" ) y algunas piezas originales halladas en la zona.

Arctotherium bonariensis

Arctotherium era de talla similar al oso pardo actual. En el museo municipal se exhibe un cráneo que fue hallado en las proximidades de Mar del Sur por Daniel Boh y Marcelo Marani, en 1988. El mismo fue estudiado por el Lic. Leopoldo Soibelzon del Departamento Científico Paleontología de Vertebrados del Museo de La Plata. (Soibelzon L. y E. Soibelzon, 1999. A new record of Arctotherium bonariensis (Ursidae, Tremarctinae) from Buenos Aires Province, Argentina. Libro de Resúmenes de las XV Jornadas Argentinas de Paleontología de Vertebrados: pág 25.)

El Caballo Americano

Hippidion era algo más robusto que el caballo doméstico, con extremidades más cortas y anchas. Su cráneo tenía huesos nasales libres y convexos de gran extensión. Su peso fue cercano a los 400 kilos. Este caballo que llegó con el "gran intercambio faunístico americano", se extinguió algunos milenios antes de que los europeos introdujeran la especie doméstica. En el museo municipal se conservan varios restos originales y la reproducción de un cráneo.

ipi.jpg (12536 bytes)

 

COEXISTENCIA DEL HOMBRE CON LA   "MEGAFAUNA".

La coexistencia en Sudamérica del hombre con gigantescos mamíferos pleistocénicos, fue desde el siglo pasado un tema sumamente discutido. Florentino Ameghino propuso que el hombre tenía sus orígenes en estas regiones del planeta. Posteriormente Ales Hrdlicka, luego de analizar los materiales presentados por el sabio local, concluyó en 1912 que no había razón alguna para pensar que el hombre en América del Sur tuviese más que unos pocos milenios de antigüedad y que era poco probable que hubiera convivido con la megafauna. El estado actual de las investigaciones deja en evidencia que tal coexistencia si existió.

¿POR QUÉ SE EXTINGUIERON?

La extinción de estos mamíferos, que tuvo lugar entre fines del Pleistoceno y comienzos del Holoceno (entre los 12.000 y 8.000 años antes del presente ), se ha vinculado principalmente a las actividades del ser humano y al deterioro climático. Aunque efectivamente mamíferos como el megaterio o el milodonte fueron recursos utilizados por grupos humanos no hay al parecer fuertes evidencias para sugerir que dicha explotación haya impactado lo suficiente como para causar la extinción de las poblaciones de aquellas especies. Más bien parece que fueron recursos complementarios frente a otros como el guanaco, que pese al intenso aprovechamiento que los humanos han hecho durante milenios, aún sobrevive. Aunque quizás el hombre no fue el factor desencadenante de la extinción, no se descarta desde luego que halla contribuido en alguna medida. En cuanto al clima, la primera parte del Cuaternario se ha caracterizado como la época de las glaciaciones, es decir por el avance sobre los continentes de grandes masas de hielo debido al descenso global de las temperaturas. Hace unos 10.000 años se habría producido la finalización de la última glaciación y las condiciones climáticas se habrían vuelto más benignas, esa época parece ser coincidente con la extinción de la "megafauna".

Este breve artículo de divulgación está dirigido a un amplio público y se realizó en el marco de las actividades de difusión del Museo Municipal de la Ciudad de Miramar.

 

[Ubicación geográfica global] [Mapa de la ciudad] [¿Qúe puedo hacer en Miramar?] [Información útil]
[Un recorrido por la ciudad]
[Historia de Miramar y General Alvarado] 
[¿Por qué Miramar es la Ciudad de los Niños?]